Etiquetas

, ,

     A la hora de realizar una tarea específica en cualquier empresa, muchas veces se hace imprescindible la creación de equipos de trabajo. Dentro de un equipo de trabajo se pueden dar distintos roles, enfrentados entre sí. Un rol se puede definir como el conjunto de patrones de comportamiento que representa a un miembro dentro de una unidad social.

El trabajo en equipo siempre a sido objeto de estudio y análisis para las empresas, ya que puede aportar numerosas ventajas, sin embargo si no se tienen en cuenta una serie de cuestiones, el equipo puede no dar los resultados esperados. Todos conocemos algún que otro conflicto que puede surgir dentro de un equipo de trabajo, para poder resolverlo se hace útil conocer los distintos roles dentro de cada equipo, que básicamente se pueden dividir en roles productivos o improductivos. Como el conocimiento es el comienzo en la búsqueda de la excelencia, empezaremos por entenderlos realizando el llamado Test de Belbin (dentro de los roles productivos) aunque sin duda pueden existir más roles y más clasificaciones. De modo que dentro de un equipo se pueden encontrar:

COORDINADOR: Se le puede percibir como manipulador. Se descarga de trabajo personal. Maduro, seguro de sí mismo. Aclara las metas a alcanzar. Promueve la toma de decisiones. Delega bien.
CEREBRO: Ignora los incidentes. Demasiado absorto en sus pensamientos como para comunicarse eficazmente. Creativo, imaginativo, poco ortodoxo. Resuelve problemas difíciles.
MONITOR-EVALUADOR: Serio, perspicaz y estratega. Percibe todas las opciones. Juzga con exactiud. Pero carece de iniciativa y de habilidad para inspirar.
ESPECIALISTA: Se explaya en tecnicismos. Sólo le interesa una cosa a
un tiempo. Aporta cualidades y conocimientos específicos.
COHESIONADOR: Indeciso en situaciones cruciales. Cooperador, apacible, perceptivo y diplomático. Escucha e impide los enfrentamientos.
IMPULSOR: Propenso a provocar. Puede ofender los sentimientos de la
gente. Retador, dinámico, trabaja bien bajo presión. Tiene iniciativa y coraje para superar obstáculos.
INVESTIGADOR: Demasiado optimista. Pierde el interés una vez que el entusiasmo inicial ha desaparecido. Extrovertido, entusiasta, comunicativo. Busca nuevas oportunidades. Desarrolla contactos.                                FINALIZADOR: Tiende a preocuparse excesivamente. Reacio a delegar.
Esmerado, concienzudo, ansioso. Busca los errores y las omisiones. Realiza las tareas en el plazo establecido.
IMPLEMENTADOR: Inflexible en cierta medida. Lento en responder a nuevas
posibilidades. Disciplinado, leal, conservador y eficiente. Transforma las ideas en acciones.

     Entonces una vez que conocemos a nuestros compañeros o a nuestros empleados, que forman parte de este equipo de trabajo, podremos resolver más o menos cómo actuará cada uno, qué problemas podrán surgir o de qué ventajas aprovecharnos. Sin duda en cualquier equipo resulta fundamental conocer con quiénes podemos contar a la hora de la verdad.

Anuncios