Etiquetas

,

En mi búsqueda por conocer algo más sobre el mundo del autónomo y resolver mis dudas más inquietantes, me he topado con esta figura: el trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE).

Esta figura fue reconocida hace unos años en el Estatuto del Trabajador Autónomo diferenciándolo con sus características del denominado “falso autónomo”, al que algunas empresas se acogen aunque represente una actividad ilegal. En la actualidad y gracias a la crisis se ha puesto de moda esta modalidad de autónomo.

Básicamente un TRADE es un trabajador autónomo que realiza su actividad económica o profesional para una empresa o cliente del que percibe al menos el 75 por ciento de sus ingresos. Además NO puede tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena, ni contratar o subcontratar con terceros parte o todo el trabajo para el que has sido contratado, ni ser titular de establecimientos comerciales, o estar inscrito en una sociedad jurídica.

La relación del TRADE con su cliente debe formalizarse a través de un contrato mercantil, que debe ser inscrito en el INEM, donde se concreten términos como la duración del contrato, el objeto de la actividad, las vacaciones (18 días hábiles anuales) y descansos semanales…, entre otros. Hay que tener en cuenta de que si el contrato no especifica la duración de éste, se dará por hecho que es un contrato indefinido.

A la hora de la extinción del contrato, ya sea por parte de la empresa o del TRADE se tienen que tener en cuenta las clausulas del contrato, de acuerdo con la indemnización o el periodo de preaviso, que igualmente suele ser de 15 días. Además existen recogidas en el Estatuto ciertas interrupciones justificadas, como incapacitación temporal, mutuo acuerdo u otras.

Esta figura autónoma puede tener varios clientes, pero siempre y cuando no superen el 25% restante del sueldo. Y como el resto de los autónomos tienen que facturar o repercutir el IVA, excepto en el caso de asesor de agencia de seguros o similar.

En fin, en estos tiempos tan difíciles hay que saber adaptarse a las circunstancias, asi que a veces es mejor ésto que nada.

Anuncios