Etiquetas

,

Si tenemos la suerte de conseguir una entrevista de trabajo, no sólo hay que demostrar una serie de conocimientos que te permitan convertirte en la persona que buscan, es decir, no basta con tener buen curriculum.

La entrevista de trabajo es el paso, muchas veces el paso final antes de empezar a trabajar. Las empresas tienen mucho en cuenta una serie de factores y actitudes durante el proceso de ésta. Entonces hay que tener muy claro qué es lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer en una entrevista de trabajo. Os dejo aquí una serie de consejos importantes a tener en cuenta, a la hora de enfrentaros a esta dura prueba.

Además de acudir con una presencia impecable, para lo que es debido tomarse su tiempo, y de preocuparse por conocer la empresa a la que nos dirigimos, es fundamental:

  1. Intentar ser positivo. Las empresas nunca van a contratar a una persona pesimista y derrotista, o demasiado críticas. Intenta sonreir, aunque no demasiado, y ser natural. Siempre defiende tu Cv de una manera sensata.
  2. Controlar tus nervios. Si eres una persona muy nerviosa, como es mi caso, tómate las tilas que hagan falta y prepárate respuestas a preguntas comunes en estos casos. Los nervios pueden demostrar inseguridad y pueden entorpecer tu comunicación.
  3. Evitar cotilleos y críticas. No hables mal de tus excompañeros o exjefes, aunque tengas razón en tus premisas, no se puede demostrar y crea desconfianza.
  4. Responder a todas las preguntas. No intentes esquivar ninguna pregunta, no des rodeos, ten claras tus respuestas, sino pueden pensar que estás mintiendo.
  5. No interrumpir. Aunque los nervios a veces nos juegan malas pasadas y queremos decir muchas cosas en poco tiempo, evita en la medida de lo posible interrumpir a tu entrevistador. Esto puede crear un conflicto y además es poco profesional. Si te sucede discúlpate sin darle mayor importancia.
  6. Evitar mentir o decir palabras vulgares. Aunque a veces nos vemos tentados a mentir o a maquillar la verdad, es mejor no hacerlo. Nuestros gestos o incluso el tono de voz pueden chivarlo. Por otro lado cuida bien tu vocabulario y no utilices palabras o frases demasiado coloquiales.
  7. Cuidar tu postura. Es fundamental tener en cuenta que algunos gestos o gesticular demasiado, explican demasiado de nosotros. Siéntate recto, no apoyes los brazos en la mesa y no te toques demasido la nariz o el pelo, todos ellos son síntomas de inseguridad, nerviosismo, o incluso engaño.
  8. Evitar conductas poco apropiadas. No comas durante la entrevista (chicles, caramelos…) preferiblemente bebe agua. Saluda dando la mano firmemente y despídete con un “Espero vuestra llamada” o algo parecido, que parezca que tienes interés. No preguntes demasido, aunque tengamos muchas dudas sobre las características del trabajo espera a que te las expliquen, tú no eres el entrevistador.

Teniendo claras estas premisas puede que nuestra entrevista nos salga genial. Es posible que nos olvidemos de tener en cuenta algunas de estas cosas, asi que es preferible practicar y ensayar nuestras respuestas. Pero no olvidemos que las empresas no quieren robots bien vestidos, sino personas con alto potencial.

Suerte!

Anuncios