Etiquetas

Últimamente no dejamos de oir esta palabra, hace unos años ni siquiera me había preocupado por saber qué es, el miedo no era tan evidente, ni la solución tan extendida.

Ahora por desgracia sabemos de sobra lo que significa, despidos masivos, con suerte, prejubilaciones y reducciones de jornada.

Sin embargo cada vez que oía la palabra ERE en las noticias no podía dejar de pensar:

-De verdad es necesario?, de verdad que no hay otra solución?

No se vosotros pero yo en muchos casos he pensado que el pánico de la crisis ha sido utilizado al antojo de algunos. A ver, realmente estamos en crisis, más bien en recesión económica, ya no podemos estar viviendo por encima de nuestras posibilidades, quien lo hiciera. Las empresas también lo han notado, ya es hora de reducir horas extras o no pagarlas, de quitarse al empleado gorrón o de dejar de pagar primas desorbitadas a delegados o consejeros u otros de puestos inútiles. Todo eso ha pasado y lo preocupante al final para algunos empresarios, no era despedir a miles de empleados sino dejar de recibir esas primas exageradas.

Algunos han despedido incluso para renovar su plantilla, como si de su armario se tratara, pensando que habría que aprovechar la oportunidad de encontrar a un empleado mejor, olvidando que a lo mejor el conocimiento del trabajador que despedía era mayor.

En fin, está claro que para poder realizar un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) se deben de cumplir una serie de requisitos que más tarde serán comprobados por la autoridad laboral (excepto en los casos de quiebra y cese judicial)

Todo parece muy lógico, aunque con las últimas noticias sobre el fraude de los EREs en Andalucía, no se qué pensar…

Anuncios