Etiquetas

,

Inevitablemente, a todos alguna vez nos ha rondado por la cabeza, si era verdad que habíamos elegido bien nuestra carrera o si habíamos acertado con nuestros estudios o nuestras decisiones en general.

Allá por el 2010, se decía que las carreras mejor pagadas eran, por orden de mayor a menor:

  • Ingenierías y carreras técnicas, y dentro de la Gestión empresarial, la Administración y Dirección de Empresas.

Hoy en día me río yo de eso. Pero si es verdad que a veces somos muy sugestionables y no elegimos nuestra formación por vocación sino por status.

-Hijo tu estudia LADE que tiene muchas salidas…

Serán muchos los que le habrán escuchado eso a sus padres, o con otras carreras. E incluso cuando a los 18 años se tienen dudas de qué hacer con nuestras vidas lo único que pensamos es…

-Yo sólo quiero ganar dinero.

Muchas veces nos olvidamos que los tiempos cambian, la economía cambia mientras tú acabas la carrera, el que haya estudiado economía ya conocerá el término ciclos económicos. De modo que a la larga, qué queremos:

  • Una posibilidad de ser ricos, aunque siempre habrá que competir con cientos de personas que han pensado lo mismo que tú, y que en muchos casos serán mejores que tú.
  • O hacer lo que te gusta, aunque no llegues a ganar tanto.

Porque haciendo lo que te gusta, puedes destacar, puedes aportar algo nuevo y puedes innovar. Ya no serías la típica hormiga que va a trabajar todos los días pensando en la hora de llegar de vuelta a casa y poner los pies en la mesa. Podrías convertirte en la abeja reina de tu colmena, y con esfuerzo llegar a estar bien posicionado.

En mi opinión esto puede ser posible y yo os animo a perseguir vuestros sueños, y a seguir aprendiendo día a día.

Porque ahora, no sólo cuenta una carrera, cuenta mucho más tus aptitudes.

Anuncios